lunes, 10 de febrero de 2014

EL QUIJOTE. MIGUEL DE CERVANTES. SEMANA 5 CAPÍTULO 5

Cosa curiosa pasome esta mañana, cuando pretendía tomar un café a la espera que abriesen la tienda donde pensaba comprar unas bambas.
El fin de semana fue ajetreado y el santo fuéseme al cielo, allí donde el buen don Quijote suele tener el entendimiento, así que olvideme de él y su lectura.
Volviendo al café; estando sola esperando que el tiempo pasase, busqué compañía en un libro, uno de los 3 que viajan en el asiento del copiloto de mi coche, hasta que vuelvan a su lugar en la biblioteca. El elegido fue "La felicidad es un té contigo". ¿Sabéis qué pone en la segunda página?:
"Tampoco se llamaba Manchego, pero el inspector, cuyo verdadero nombre era Alonso Jandalillo, fantaseaba con la idea de parecerse al Quijote no sólo por la coincidencia del patronímico, sino también por la inmortalidad de sus gestos".
¿Qué os parece? Si es que quizá el bueno de don Quijote tenía razón, y en los libros se encuentre la respuesta que necesitamos en nuestra vida.
Aunque a él en este capítulo, su vecino le ha tomado por loco, espero que mi persona no corra la misma suerte con vuestro juicio, pues en mi caso, los libros han ayudado a mi memoria. Ojalá no me vea recitando párrafos leídos cuando me halle en apuros, pero nunca se sabe.


2 comentarios:

  1. Veo con alegría que vas sacando provecho de la lectura. Felicidades y un beso

    ResponderEliminar